La antigua Yugoslavia

La  antigua Yugoslavia es una de las zonas más interesantes   y menos visitadas de Europa. Es una zona básicamente montañosa  dominada por los Balcanes y los Alpes Dináricos por un lado, y el mar Adriático al otro.

Al viajar no solo tenemos que cubrirnos con un seguro de viaje sino también saber con qué tipología natural, cultural y gastronómica nos vamos a encontrar cuando arribemos al sitio elegido.

a

Poseen una compleja variedad  étnica y religiosa, que aunque en su mayoría son católicos y ortodoxos, dado el amplio periodo de dominación  turca en la zona también hay muchos musulmanes, principalmente en Bosnia-Herzegovina, Kosovo y Macedonia. Existen también  notables similitudes lingüísticas aunque algunos usen el alfabeto cirílico y otros el latino. Todo ello unido a las distintas reclamaciones políticas y nacionalistas han hecho de la zona un foco de tensión permanente que  tuvo su último conato durante la Guerra de los Balcanes del 91-92, y posteriormente la crisis de Kosovo.

Ahora, diez años después del último conflicto, los Balcanes son una zona segura para viajar, tan fácil como cualquier otro país de Europa. Quizás lo mas complicado sea el continuo cambio de moneda, el uso de alfabeto  cirílico en algunos países, y el poco uso del inglés, siendo en Kosovo y norte de Montenegro mas fácil entenderse en alemán e incluso italiano. El transporte público y las carreteras están en buen estado, hay cajeros automáticos y oficinas de cambio en todas las ciudades, y la oferta hotelera y de restauración es abundante. En cuanto a los precios, cuanto mas al noroeste mas caro es, llevándose la palma la costa adriática de Montenegro y Croacia. En el resto los precios son moderados tirando a bajos, pudiendo en Macedonia o Kosovo comer por 5€ o dormir en habitación doble con baño por 30 €.

Una cosa hay que tener en cuenta al planificar el viaje, Serbia  no reconoce la independencia de Kosovo, y considera ilegal la estancia en Kosovo sin un sello de entrada serbio en el pasaporte, pero siempre y cuando entres y salgas desde un tercer país, no hay mucho que puedan hacer al respecto. También se debería evitar la entrada a Serbia desde Kosovo, pues al no reconocer las autoridades serbias los sellos de entrada kosovares, el asunto  podría ir desde algún tipo de queja/acoso hasta denegarte la entrada en el país. Sin embargo, no es un problema viajar a Kosovo a través de Serbia y luego ir   a un tercer país. Por cierto, España tampoco reconoce a la soberanía e independencia de Kosovo, si queréis evitaros el tener que dar explicaciones decid que sois italianos, no notarán la diferencia.

En los Balcanes hay un poco de todo a apenas dos horas de avión     de casa. Iglesias, mezquitas, sinagogas y restos de todas las culturas que han pasado por Europa; una gastronomía deliciosa y variada; en el Adriático, ciudades fortificadas, playas de aguas cristalinas y algunas zonas de buceo; en el interior, impresionantes paisajes naturales, lagos y altas montañas donde practicar senderismo; y en general poco turismo y buenos recios, excepto en la zona del Adriático próxima a Dubrovnik.

http://www.deviaje.com/web/comunidad/relatos/relatos/120226los-balcanes.htm

This entry was posted in asistencia al viajero, seguro de viaje and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *