El equipaje y los animales en los aviones

EQUIPAJE FACTURADO   No podrán colocarse en la bodega de equipajes, los siguientes artículos: -Explosivos (incluye detonadores, espoletas, granadas, minas y explosivos. -Gases: propano y butano. -Líquidos inflamables (incluye la gasolina y el metanol). -Sólidos inflamables y sustancias reactivas (incluye el magnesio, los encendedores, los fuegos de artificio y las bengalas). -Oxidantes y peróxidos orgánicos (incluye la lejía y los kits de reparación de carrocerías). -Sustancias tóxicas o infecciosas (incluye los raticidas y la sangre infectada). -Material radiactivo (incluye los isótopos para uso médico o comercial). -Corrosivos (incluye el mercurio y las baterías para automóviles). -Piezas de un motor que hayan contenido combustible.

MEDIDAS COMPLEMENTARIAS    La autoridad apropiada, podrá prohibir otros artículos distintos de los enumerados. Dicha autoridad hará un esfuerzo razonable para informar a los pasajeros sobre tales artículos. El personal de seguridad, podrá denegar el transporte de todo equipaje de bodega que contenga un artículo no enumerado, que suscite su recelo. Recuerde contratar un seguro de viaje para contrarrestar inconvenientes que puedan surgir.

ANIMALES DOMÉSTICOS    Los animales domésticos que acompañen en su viaje a los pasajeros, pueden ser aceptados como equipaje, abonando la tarifa correspondiente, en su caso, con independencia de la franquicia a que tenga derecho el pasajero. Como norma general, estos animales deben ir facturados y estibados en la bodega del avión, donde irán colocados en un recipiente o contenedor que puede ser obtenido en algunas compañías aéreas. Debidamente acondicionados, pueden viajar en ocasiones con sus dueños en la cabina de pasajeros, siempre que el pasajero, además de los requisitos anteriores, se preocupe de su cuidado y transporte durante el vuelo, sin causar molestias a los pasajeros vecinos.

Para ello habrá de respetar tanto las medidas máximas del recipiente, como las condiciones de peso máximo permitido del animal con su recipiente o jaula, aplicadas por la compañía aérea, a la que puede consultar previamente. Los animales deben viajar documentados, mediante pasaporte para animales de compañía o certificado veterinario; identificados mediante microchip o tatuaje y vacunados (en determinados países, con valoración de anticuerpos).

Es conveniente que cuando realice la reserva o compre el billete, ya sea en la compañía aérea o en la agencia de viajes, comunique su intención de llevar un animal doméstico a bordo y que se informe de las condiciones concretas para su transporte. Al contratar un seguro de viaje le informaran sobre las maneras de acondicionar a su mascota para que viaje en avión. PERRO LAZARILLO   El perro amaestrado, para la misión de perro guía, que acompañe a un pasajero invidente, en general, viajará en cabina, salvo que lo impidan regulaciones nacionales o de las compañías aéreas.

Por su transporte, tanto en cabina como en bodega, no deberá abonar ninguna cantidad. No es preciso trámite alguno en este caso, basta que vaya debidamente equipado con bozal, collar y correa. En el caso de que viaje en cabina, irá junto al pasajero en el lugar que se le asigne por la tripulación.

EQUIPAJES: INCIDENCIAS CON EL EQUIPAJE   La compañía aérea es responsable del daño causado en caso de destrucción, pérdida o daños del equipaje facturado cuando el hecho que haya causado el daño se haya producido a bordo de la aeronave o mientras el equipaje facturado se encuentre bajo la custodia de la compañía. Sin embargo, la compañía no será responsable en la medida en que el daño se deba a la naturaleza, a un defecto o a un vicio propio del equipaje. En el caso de equipaje no facturado, incluyendo los objetos personales, la compañía es responsable si el daño se debe a su culpa o a la de sus dependientes o agentes. También es responsable del daño ocasionado por retraso en el transporte de equipaje, salvo que pruebe que se adoptaron todas las medidas que eran razonablemente necesarias para evitar el daño o que les fue imposible adoptar dichas medidas. El seguro de viaje tiene en cuenta estos imponderables.

RECLAMACIONES SOBRE EL EQUIPAJE La recepción del equipaje facturado sin protesta por parte del pasajero, constituye presunción, salvo prueba en contrario, de que el mismo ha sido entregado en buen estado y de conformidad con el documento de transporte. Es fundamental que en el caso de incidencias con el equipaje facturado (destrucción, pérdida, deterioro o retraso), usted acuda inmediatamente al mostrador de la compañía aérea o su agente handling (empresa de asistencia en tierra a las compañías aéreas) para formular en ese momento la protesta correspondiente, cumplimentando el impreso denominado Parte de Irregularidad de Equipaje (P.I.R.), requisito necesario para hacer constar la incidencia ocurrida y para la tramitación por la compañía aérea. Si tiene dificultad en localizar el mostrador de la compañía, diríjase al mostrador de Información de cada aeropuerto, donde se le facilitará su localización o se le indicará el procedimiento que debe seguir en su reclamación. Con independencia de la cumplimentación del P.I.R. antes de abandonar el aeropuerto, usted dispone de los siguientes plazos para la presentación de reclamaciones: En caso de avería, el pasajero deberá presentar al transportista una protesta inmediatamente después de haber notado el daño y, a más tardar, dentro de un plazo de siete días para el equipaje facturado a partir de la fecha de su recepción. En caso de retraso, la protesta deberá hacerse, a más tardar, dentro de veintiún días a partir de la fecha en que el equipaje haya sido puesto a disposición del pasajero. Toda protesta deberá hacerse por escrito y ser entregada o expedida dentro de los plazos citados. Toda reclamación ante un tribunal, deberá presentarse en el plazo de dos años a partir de la llegada de la aeronave o del día en que hubiese debido llegar.

LÍMITES DE LAS INDEMNIZACIONES    De acuerdo con el Convenio de Montreal y la normativa comunitaria, la responsabilidad del transportista por retraso, destrucción, pérdida o daños del equipaje se limita a 1.000 Derechos Especiales de Giro (DEG), por pasajero.

El Derecho Especial de Giro, es una unidad definida por el Fondo Monetario Internacional, cuyo valor es la suma de los de determinadas cantidades de varias monedas: dólar USA, euro, yen japonés y libra esterlina. Los límites de responsabilidad no implican una compensación automática por los importes máximos. El pasajero, puede acogerse a un límite de responsabilidad más elevado efectuando una declaración especial de valor de su equipaje, a más tardar en el momento de facturar, y abonando una tarifa suplementaria. El Convenio de Montreal está en vigor desde el día 28 de junio de 2004. Se aplica a las compañías comunitarias en relación con el transporte de pasajeros y su equipaje, y a las compañías no comunitarias que realicen transporte internacional entre dos puntos situados en el territorio de dos de los estados siguientes:

Estados miembros de la Comunidad Europea, Arabia Saudita, Bahrein, Barbados, Belice, Benin, Botswana, Bulgaria, Camerún, Canadá, Colombia, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos de América, Gambia, Japón, Jordania, Kenya, Kuwait, la ex República Yugoslava de Macedonia, México, Namibia, Nigeria, Nueva Zelanda, Panamá, Paraguay, Perú, Siria, Tanzania, Rumania, San Vicente y las Granadinas y Tonga.

http://www.asistenciaviajero.com.ar/noticias/el-equipaje-y-los-animales-en-los-aviones/

This entry was posted in asistencia al viajero, Consejos, documentos para viajar, seguro de viaje and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.